La noción de la huella ambiental actualmente resulta ser algo preocupante y es que la huella ambiental hace referencia al impacto al que la naturaleza se ve sometida al utilizar sus recursos y derramar desperdicios en ella, en el agua, la tierra o el aire.

¿En qué consiste la huella ambiental y que tiene que ver la ciencia en esto?

Entre aquellas actividades que causan una huella ambiental se encuentran la ganadería, el cultivo, la elaboración de productos y energía, etc.

El respeto hacia el medioambiente forma parte de la cultura ambiental

¿De qué manera es posible saber cuántos recursos nos encontramos usando y con cuantos contamos para usar?

Mediante mediciones periódicas, los científicos han logrado saber que a partir de los años 70’s hasta ahora, ha aumentado la huella ambiental.

Las consecuencias de este aumento en la huella ambiental o dicho de otra manera, el incremento excesivo de la presión acerca de los recursos naturales, suponen una reducción de dichos recursos y un incremento en el nivel de desperdicios.

Durante esos 40 años, la quema de combustibles fósiles fue excesiva y de la misma manera, se han reducido aquellas zonas de bosque que ayudaban a evitar que el dióxido de carbono se acumulara.

Únicamente un árbol tiene la capacidad para absorber aproximadamente 22k de CO2 anualmente, por lo que es preciso pensar en la enorme función que son capaces de ejercer las selvas, no obstante, las selvas junto a otras masas de bosques, se reducen significativamente anualmente.

Ayudar a cuidar el medioambiente a través de la ciencia

Todas las personas, sin salir de sus hogares podrían realizar gestos cada día que ayuden a proteger el medioambiente, como por ejemplo, utilizar la regla de las 3 “R”: Reducir, Reciclar y Reutilizar.

Reducir

Puedes reducir el uso de agua y electricidad intentando utilizar de la forma más apropiada los dispositivos eléctricos, el aire acondicionado, la calefacción o apagando las luces si no son requeridas.

Al minimizar tu consumo de energía colaboras con el medioambiente y también con tu bolsillo.

Reutilizar

Antes de adquirir cualquier artículo, analiza si en tu hogar realmente hay alguna función que él pueda cumplir. Por ejemplo: ropa y zapatos, mobiliarios, además de cualquier clase de objetos que normalmente están en casa y no son usados, igualmente hay muebles que podrías volver a usar y emplearlos como decoración de algún espacio en vez de adquirir nuevos.

El reutilizar, consiste en desarrollar la Cultura de sacarle el máximo provecho a lo que ya tienes en tu hogar.

Además de que resulta ecológico, en vez de botar algo debes darle una nueva función, así también podrás ahorrar algo de dinero.

Reciclar

Esto ayuda a mantener los recursos naturales y es que España anualmente produce 1500k de desperdicios por persona, lo cual indudablemente es bastante, pero entre ello existe una cantidad de material que es posible reciclar, por lo que antes de botarlos, puedes ver que otros usos les puedes dar.

Además, no te puedes olvidar de separar la basura en plástico, cartón o papel, cada una en un cubo individual, el cual puedes adquirir en cualquier tienda, así evitas que se mezclen.